15/04/2013 (12:39)

EVENTO DE CUNHO SOCIAL EM CUBA

Roberto Carlos Pompa profere Conferência Magistral na Abertura do Congresso da ALAL em Cuba

 

 

RENOVADO SUCESSO RENOVADO

O Evento realizado pela ALAL e diversas entidades parceiras em Cuba, Havana, de 27 a 29 de março de 2013, atingiu todas as expectativas, com o comparecimento de representações de diversos países, América-Latina, EUA, União Européia.

De se ressaltar que, anualmente, a ALAL, Associação Latino-Americana de Advogados Laboralistas, com as diversas entidades parceiras,  A UJC – União dos Juristas Cubanos, a AAJ – Associação Americana de Juristas Continentais, a ALJT – Associação Latino-Americana de Juízes do Trabalho, dentre outras realizam em Cuba, Havana, o já conhecido ENCUENTRO INTERNACIONAL DE ABOGADOS LABORALISTAS Y DEL MOVIMIENTO SINDICAL, com o comparecimento de representações de diversos países, dentre outros, da  América-Latina, EUA, União Européia...

No ano de 2013, de 27 a 29 de março de 2013, em Cuba, Havana, foi realizado o VII ENCUENTRO INTERNACIONAL DE ABOGADOS LABORALISTAS Y DEL MOVIMIENTO SINDICAL, sendo que na sessão de abertura foi Conferencista o festejado Juiz Argentino, Dr. Roberto Carlos Pompa que é também o Presidente da ALJT – Associação Latino-Americana de Magistrados do Trabalho, que discorreu sobre a temática: “La justicia del trabajo como instrumento de paz y garantía de los derechos fundamentales del hombre que trabaja”

Leia a íntegra da palestra:

VII Congreso de Derecho Laboral y Sindical

La Habana, 27 al 29 de marzo de 2013

Conferencia Magistral de apertura: La justicia del trabajo como instrumento de paz y garantía de los derechos fundamentales del hombre que trabaja

(*)  Roberto Carlos Pompa (Argentina)

En primer lugar quiero agradecer la invitación que me han hecho para brindar esta Conferencia de apertura, los organizadores de este VII Congreso de Derecho Laboral y Sindical, a la Sociedad Cubana de Derecho Laboral, a la Unión Nacional de Juristas de Cuba y a la Asociación Latinoamericana de Abogados Laboralistas, y en especial a las personas de Luiz Salvador, el Profesor Antonio Raudillo y a nuestra querida amiga Lydia Guevara, a quienes transmito mis saludos en nombre personal y en representación de la Asociación Latinoamericana de Jueces de Trabajo que presido y represento y que tiene el honor de co-auspiciar este Evento.

 Conservo para mí el recuerdo de mi anterior visita en el año 2002, los intercambios y discusiones fructíferas que enriquecieron aquél encuentro similar al presente, la emoción, el cariño y todo el afecto que me brindaran, el que se ha reiterado desde mi nueva llegada a este país, con la inmensa alegría, del deseo y la promesa de volver que se ha visto cumplida

  Los tiempos actuales nos muestran la realidad de un mundo en permanente cambio

       Que se muestra a través de innovaciones en la ciencia, como lo refleja el hecho que un robot explorador de la NASA haya llegado a Marte, lo que anticipa futuras misiones tripuladas a ese planeta; o niños que son concebidos en una probeta fuera del seno de la madre; futuras civilizaciones en estado de stand by a partir del congelamiento de embriones; la reconstrucción del ADN humano, lo que ha llevado a algunos científicos a afirmar que el hombre que viva 1000 años ya nació. Es más, puede estar entre nosotros como lo afirma el gerontólogo inglés Aubrey de Grey

Con profundas transformaciones sociales como las del matrimonio igualitario; hijos adoptados por padres y madres de un mismo sexo; la “bisexualidad del hombre del siglo XXI” como afirma el oncólogo italiano Veronesi

La revolución tecnológica a partir del desarrollo de Internet y redes sociales, que nos permiten estar todos juntos conectados al mismo tiempo en el mismo ciber espacio

Un nuevo mapa geopolítico desde que emergen nuevas potencias. Con el desarrollo de las políticas neoliberales, los EEUU buscaron apropiarse de nuevas formas de plusvalía fabricando productos en regiones y estados sin la debida protección de leyes sociales, buscando enriquecerse a partir de la explotación de mano de obra barata, con lo que creyeron haber creado un gigante que en realidad ya existía desde épocas milenarias y que en la actualidad parece devorar a su supuesto creador, a tal punto que las multinacionales se vuelven cada vez más dependientes y vulnerables como ocurre con el actual dominio chino y del sudeste asiático frente a la crisis de Occidente y en especial la europea, que nos muestra a países como España con niveles record de exclusión, movimientos de indignados que trasciendes fronteras y continentes para provocar movimientos como los de la llamada “primavera árabe”

Los efectos del cambio climático (agregado: quien dijo que en Cuba siempre hacía calor) y las tragedias naturales que se vienen produciendo, con temblores, tsunami, inundaciones y otras catástrofes que como guerras asolan al mundo

Religiosas: un Papa argentino, Dios mío!, (agregado: se imaginan como estamos de agrandados los argentinos. Los brasileros no quieren quedarse atrás y dicen que nosotros tenemos al Papa pero ellos lo tienen a Dios, todo ello mientras se acerca un nuevo mundial de futbol. Se imaginan lo que va a ser!). Pero dejando de lado este costado con un poco de sentido del humor, esperemos que el nuevo Papa pueda ser instrumento de la paz y de reducción de las desigualdades, en un mundo que además vive en estado permanente de amenazas de destrucción nuclear como parece ocurrir ahora con las dos Coreas.

En resumen, los cambios nos motivan a tener que “esperar lo inesperado y que debamos actuar a favor de lo improbable”, como señala el sociólogo francés Edgar Morín en “Hoy todo lo que es posible parece imposible”

 Sin embargo, algunas cuestiones no han cambiado, resultan inexplicables, como el mantenimiento del embargo sobre Cuba, pese a las transformaciones que acaba de informar el Profesor Triana sobre la nueva economía de Cuba. Una vergüenza, una suerte de genocidio social que no puede ser callada. Por eso afirmamos la necesidad de ponerle fin al embargo: Desde aquí le decimos: Basta ya!,

De la misma manera que resulta necesario la liberación “de los cinco”,  verdaderos mártires que se convertirán en semilla de la vida de un nuevo mundo, condenados mediante un simulacro de juicio en el que la garantía de los derechos fundamentales fue una mera ficción unilateral

Por eso, quiero reiterar la solidaridad con el pueblo cubano, con su pueblo, que resiste de manera heroica, con dignidad, orgullosamente

 En homenaje a ese Pueblo, a este Pueblo, permítanme citar al líder, al héroe revolucionario, al poeta Martí, con uno de sus versos breves:

      “Cuba nos une en extranjero suelo

        Auras de Cuba nuestro amor desea

        Cuba es tu corazón, Cuba es mi cielo,

        Cuba en tu libro mi palabra sea”

Sabemos del nacimiento del derecho del trabajo, como un derecho que nació de la crisis, que emergió de la lucha por la dignidad ontológica del hombre que trabaja, es decir, en primer lugar como persona que es

 La historia del Derecho del trabajo nos muestra un largo recorrido marcado por la explotación del hombre

 Un muy breve repaso nos muestra el Mundo antiguo, la Grecia de Platón, donde la virtud se vinculaba con el ocio y el hombre compartía la actividad creadora para alcanzar la felicidad a través de lo divino, las armas o la sabiduría. Pero el trabajo era visto como algo denigrable, impuro, malo, no deseable, como castigo reservado a los esclavos. La Biblia acompañó esta concepción, la recoge cuando se refiere al trabajo de parto “parirás con el sudor de la frente”. Por lo que el trabajo se asimila a algo forzado, sacrificado, como castigo, como hacía recién referencia.

En la época de los fisiócratas, el trabajo (de la tierra) se relaciona con lo divino, con las cosas naturales. El éxito o fracaso de los frutos de la tierra dependerá de la suerte divina de las leyes que gobiernan la naturaleza

Esta relación se transformará a partir del trabajo de los artesanos. El artesano posee el conocimiento de la obra, el “know how” como decimos ahora y esto le da poder. Además existe una correspondencia directa entre el trabajo del artesano y el valor de su trabajo

No puedo dejar de mencionar la reforma protestante en la Iglesia, porque provocó un cambio significativo, en tanto se va a admitir que los frutos del capital puedan generar intereses, ganancias

Entonces, el capitalismo, en la revolución industrial, se va a plantear como hacer para apropiarse del trabajo y de los frutos del trabajo. Dicho de otro modo, cómo puede quitarle a los artesanos el poder que tenían a partir del conocimiento.

Lo hará a través de dos medios principalmente: la primera a través de la aparición de la fábrica, donde el artesano es desplazado de su taller (donde juega de local) a la fábrica (en la que es visitante). Es decir, pierde “la localía” en términos futboleros

            La segunda, a partir de la división del trabajo, el artesano pierde el conocimiento del saber hacer y con ello entrega, resigna el poder. Si bien nacen las especialidades, son parciales

           De esta manera, el trabajo representa una cuota parte del valor y los     trabajadores venden su fuerza de trabajo por un precio (salario), con lo cuál el trabajo se convierte en una mercadería y el trabajador en un ser alienado

          La mercadería es transformada a través del trabajo para obtener más mercadería, lo que se refleja en la fórmula marxista: M + T + M’. Con lo cuál se puede observar que al comienzo (M) y al final del ciclo productivo (nuevamente M’) no está el hombre sino la mercadería

           A diferencia del trabajo concreto que tiene un valor de uso, el trabajo abstracto se va a relacionar con el valor de cambio que representa un gasto cuantitativo de fuerza de trabajo humana, que agrega valor y que requiere, además del trabajo individual, del que va a ser considerado como socialmente necesario, es decir, el tiempo promedio requerido históricamente para producir una determinada mercancía, lo que nos conduce a tener que distinguir, según el marxismo, entre trabajo y fuerza de trabajo, en la que el capitalista paga un salario por su uso y ésta tiene a su vez la capacidad de crear valor

       El capitalismo se apropia entonces de la diferencia entre el valor y el precio que paga por la venta del trabajo, generando una plusvalía en su favor, provocando la alienación del hombre que trabaja

 Por eso, a finales del Siglo XIX, especialmente con la Segunda Internacional, los trabajadores fomentarán su unión, para tener fuerza de acción y para generar una serie de derechos derivados del trabajo, mínimos, universales, para todos los trabajadores, los que se constituirán en un anticipo de los futuros tratados internacionales y, especialmente para recuperar la dignidad perdida a causa de la alienación.

De allí que al finalizar la Primer Gran Guerra, con la Constitución de la OIT se proclamen dos principios: 1) el trabajo no puede ser considerado una mercancía; y 2) el trabajo como fundamento para la paz

En la segunda mitad del Siglo XX se van a desarrollar los que se conocieron como los “25 años gloriosos”: representado a través de 2 mundos: el de Occidente vs el de Oriente

 Pero observemos el significado de los vocablos. No el semántico. Sino el del poder de los significados:

             Mientras que Occidente se asocia al ser cristiano, al mundo de los blancos, a la idea del orden, te doy la derecha. La derecha como sinónimo de orden y propiedad.

            En cambio Oriente se la representa tras los muros, como lo oscuro, el de los ateos, el comunismo, la gente de izquierda, la idea de subversión que entonces hay que eliminar. Lo que va a justificar la guerra fría y las guerras de fines del Siglo XX.

           Qué notable el poder de las palabras!

En ese mundo bipolar, occidente tenía que ofrecer beneficios: lo que va a concretar a partir del Estado de Bienestar: Pleno empleo; Contratos de trabajo a tiempo completo; con duración indefinida, estable; remunerado; protegido; con beneficios de la Seguridad Social

Pero llegan los Años 70: con la Crisis del petróleo. Cuando los países de la OPEP deciden no exportar más petróleo a los países que apoyaron a Israel, lo que afectó principalmente a los EEUU, van a nacer nuevas guerras en esa región en busca de nuevos corredores para adquirir petróleo sin los efectos inflacionarios que cuadriplicaron el precio de su valor,

            Al tiempo que, como señala Hobsbawm, se daba inicio a una dura política de economía de mercado, de ajuste, suplantando la de sustitución de importaciones y desarrollo industrial por la de incentivos a capitales golondrinas, especulación y desestructuración de las organizaciones sindicales, impulsada por gobiernos conservadores encabezados por Reagan y Thatcher,  de facto en América Latina, e instaurándose nuevas formas de colonialismo en el continente africano.

En los Años 80: se produce la caída del Muro de Berlín: con lo que se va a romper el mundo bipolar, o como va a decir Fukuyama, se va a producir el “Fin de la Historia”

Con lo que se va a desarrollar la idea de un mundo único/ globalizado

Pero si observamos a qué países pertenecen los capitales de las empresas más desarrolladas, transnacionales, veremos que son muy pocos, lo que es contrario a la idea de globalización, por lo que a decir verdad, la llamada “fin de las ideologías” no es más que una estrategia del capitalismo para imponer un pensamiento único, una idea dominante, dando así a una nueva forma de extremismo político.

Entonces, Occidente ya no tiene la necesidad de ofrecer beneficios porque se ha quedado sin competidores. Estos países dominantes son los que imponen los deberes, las recetas, que son las políticas de ajuste

Con el desarrollo del neoliberalismo no solo desaparece el rol del Estado, suplantado por el “Dios Mercado”, sino que el propio Mercado va a ser quien se adueñe e imponga las reglas, reemplazando el funcionamiento de las instituciones democráticas de las repúblicas por órganos privados de lobbys y de poder

El neoliberalismo va a pretender justificar la adopción de sus recetas por los niveles de desempleo, de paro forzoso, debido a las innovaciones tecnológicas, para hacer frente a economías competitivas en un mundo globalizado

Se propone la necesidad de Flexibilización Laboral:

            Se desarrollan contratos de trabajo precarios/ que se erigen como verdaderas armas de resignar derechos a partir de la amenaza latente del despido

           Con duración limitada en el tiempo/ lo que provoca mayor inseguridad en la protección de los derechos

           Se debilitan los institutos de la Seguridad social/ el control del Estado pasa a manos privadas

            Aumenta el número de víctimas por inseguridad en los empleos. Según la OIT, 2millones de personas mueren por año en el mundo como consecuencia de un accidente de trabajo. Esta cifra representa un verdadero genocidio social/ por lo que se impone la necesidad de que exista un verdadero derecho penal del trabajo que castigue a los responsables

             Aumentan los niveles de tercerización / Hoy ya se habla de cuarterización

             Lo que provoca que no se apliquen los Convenios Colectivos de trabajo de la actividad principal, sino a la baja

            Lo cuál a su vez debilita a los sindicatos, que aparecen fragmentados, y la representación sindical

            El tema de la tercerización no es únicamente una cuestión jurídica consistente en determinar quién es el verdadero empleador y desenmascarar el fraude. Provoca cuestiones sociológicas: El trabajador tercerizado no pertenece a la empresa. Hay una pérdida de su identidad. Es del “otro”. Quién lo representa? No se siente parte del colectivo laboral en la empresa. Hay empresas que uniforman de un modo a sus trabajadores registrados y de otro a los tercerizados, para que se vean y se sientan como ajenos. Se produce discriminación

    Esta desprotección no sólo aumenta el número de víctimas de accidentes de trabajo, sino que está comprobado que también disminuye según la OIT, en 10 años la expectativa de vida de estos trabajadores

Entonces, que paradoja: En la globalización, todos somos iguales en deberes; pero muy pocos iguales en derechos!

Los gobiernos ceden en sus políticas sociales. Los “costos” se privilegian a los “derechos”

América Latina ya lo sufrió y lo sigue sufriendo. Hoy lo sufre Europa. España alcanza niveles record de pobreza y exclusión

El medio ambiente se ve afectado. Como señala Gustave Massiah, “si todos los países de la tierra quisieran tener el mismo nivel de consumo de los 10 países que más consumen no alcanzarían los recursos existentes en el planeta. Se necesitarían dos planetas tierra para proveerlos”

            Pero la destrucción del medio ambiente no es la causa, sino la consecuencia de las políticas de Mercado

            Hablamos de fraternidad, de unidad, de integración, pero continuamos rigiéndonos por una economía de mercado, individualista, egoísta, del sálvese quien pueda

Pobre no es el que tiene poco, sino el que necesita mucho y no se conforma y quiere mucho más infinitamente.

           Como dice Amartya Sen, “Un pueblo que pasa hambre no es únicamente porque carece de alimentos”, sino que, o bien está dominado por otro, o bien porque sus políticas tienen otras prioridades. Es un tema de política y de justicia distributiva.

Quizás sea hora no sólo de consagrar derechos mínimos, sino de poner un límite máximo a los mayores ingresos que permitan asegurar ingresos mínimos.

Podríamos pensar en una “ética” de las ganancias? Parece imposible, pero hay que promover el debate, que quizás sea cultural. “Otra alternativa es posible” como lo anuncia el Foro Social Mundial

En definitiva, siempre es una cuestión de “poderes”. De no perder el poder! La resistencia a los cambios es una manera de mantener el poder

Estamos asistiendo a una crisis profunda del derecho, por lo que debiéramos replantear la noción del Estado Social de Derecho. El Estado el que debe estar al servicio del hombre y no a la inversa. No es el Estado quien deba reconocer los derechos fundamentales del hombre, porque estos existieron desde antes de la constitución de los Estados, sino que lo que deben procurar los Estados es garantizar su reconocimiento y ejercicio.

            Como lo proclamara el Mayo Francés, “Las necesidades que tenemos son las libertades que nos faltan”

Ferrajioli nos habla en primer lugar de una crisis de la legalidad, por la irrupción de una suerte de Estado paralelo, de corrupción, que desplaza a las instituciones legales por lobbies de negocio

           En segundo lugar, la crisis del Estado Social, por la falta de elaboración de un sistema de garantías de los derechos sociales como en cambio se imponen para la propiedad. Así se habla de los derechos de los empleadores como un derecho de propiedad que no puede ser modificado, restringido sin afectar la propiedad o libertad de contratación

           En tercer lugar, la crisis del Estado nacional. Cambio de la noción de soberanía

          Un Estado Social de Derecho no es únicamente el que respeta las normas, porque las normas pueden ser injustas, u obsoletas o emanar como ocurrió en las dictaduras, de grupos que se adueñaron ilegítimamente del poder, provocando terror desde el propio Estado

           Es decir, la norma no es válida únicamente porque provenga de los órganos autorizados para su dictado.

           La norma no puede ser “llenada” de cualquier manera por el legislador. Debe estar pensada en función de garantía de los derechos humanos

           Los derechos fundamentales no deben ser reglamentados por el legislador como si fueran huecos a llenar de cualquier manera

          La norma es válida en la medida que sea justa

Debemos repensar el derecho/ desde el hombre como centro de toda tutela

           Es decir, redimensionar al hombre, sus necesidades y sus derechos

            De manera que las leyes del Mercado se subordinen al Hombre y no el Hombre a las leyes del Mercado, porque sino en vez de gobernar al Mercado seguiremos siendo gobernados por el Mercado como acaba de decir el Presidente de la República Oriental del Uruguay José Mujica

            Deberíamos poder preguntarnos “Quién ve al Mercado?”. Como dice Rolando Gialdino, uno camina por las calles y no ve al Mercado/ sino que lo que ve es al hombre con sus necesidades

El hombre es digno porque es hombre.

       La dignidad del hombre no es un derecho que pueda ser reconocida, modificada o suprimida.

        La dignidad es innata del hombre. El derecho a la dignidad como deber es para asegurar su reconocimiento, tanto por parte del Estado como por las demás personas

Existe un derecho al desarrollo, al progreso constante.

            Es cierto que los Estados no pueden alcanzarlo todos juntos al mismo tiempo. Dependerá de sus recursos y su grado de desarrollo. Pero la omisión o la inacción es causa de responsabilidad para el Estado.

            En materia de derechos sociales, una vez que un Estado alcanzó un determinado estadío en el reconocimiento de un derecho no puede haber marcha atrás, no queda margen para el retroceso

           Ni aún por gobiernos de fuerza, ni aún por cuestiones de seguridad, ni aún frente a crisis económica.

          Como lo observa la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, los indicadores de progreso tienen que incorporar los avances en la realización de los derechos y no considerar los adelantos o retrocesos en términos de desarrollo económico o social, por lo que se debe diferenciar entre progreso económico y social y cumplimiento de los derechos ya alcanzados

Por lo que el derecho al desarrollo o al progreso va acompañado o complementado por el derecho a la no regresividad.

          Es como una moneda con sus dos caras. Progreso y no regresividad

          Podríamos afirmar “nunca menos en derecho”

           Así lo observa la misma Comisión, desde que el Estado se obliga a mejorar la situación de los derechos económicos y sociales, simultáneamente asume la prohibición de reducir los niveles de protección de los derechos vigentes o de derogar los ya existentes

Veremos como reacciona la Justicia en Europa frente a la crisis y las medidas de reajuste regresivas. Veamos lo que dijo por ejemplo el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en materia de desalojo de la vivienda cuando suspendió cautelarmente el desahucio de una familia en Madrid

Y esto nos lleva a considerar el rol de los jueces

            El Poder Judicial sufre embates/ no son nuevos/ sino que se trata de nuevas modalidades

            En los años 90 recordamos los intentos del Banco Mundial por eliminar a nivel continental la autonomía de la justicia del trabajo, vista como un escollo para las políticas neoliberales

            Hoy aparecen otras formas. Juzgados vacantes que no se cubren o procesos laborales que se remiten no solo a la justicia civil sino que son regidos por los principios de forma y de fondo civiles (Argentina), designaciones sin estabilidad (Bolivia), sometimiento a test de evaluación que afectan la intimidad de las personas (Ecuador), revisiones periódicas de las aptitudes de los magistrados (Perú), 28 días de huelga por reclamos salariales (Colombia), 4 años sin reajuste de los haberes de los Magistrados (Brasil), cargos que son ocupados por personas que responden a grupos de poder para afianzar sus intereses como resabio de épocas de la dictadura y las políticas neoliberales que la sucedieron.

            Los políticos ven a la Justicia como un costo y no como un servicio llamado a asegurar los derechos fundamentales de las personas

Sin perjuicio del rol llamado a cubrir por los Sindicatos en la defensa de los derechos e intereses de los trabajadores, el Juez de trabajo resulta ser en muchas ocasiones la única –y la última- instancia para restablecer derechos conculcados

              Por eso, aún en las instancias administrativas y de resolución de conflictos, siempre debe caber la revisión judicial en sentido amplio, sin restricciones, porque el acceso a los tribunales de justicia es considerado por los instrumentos internacionales un derecho fundamental del hombre, que debe ser respetado por los Estados y los particulares.   

             El Juez de trabajo debe ser sensible a la cuestión social reconociendo la situación de hiposuficiencia en la que se encuentran los trabajadores, restableciendo el equilibrio de relaciones asimétricas

            Como dice Jesús Rentero, el juez de trabajo debe nutrir el conflicto con justicia

            Las personas que acuden a la justicia del trabajo son individuos en situación de fragilidad, generalmente sin trabajo o accidentados debido al trabajo

            Los procesos deben ser rápidos/ en términos razonables, pero esta velocidad no puede lograrse a costa de una justicia express que provoque la pérdida de derechos que son considerados irrenunciables e indisponibles

             El trabajador es un ciudadano que trabaja/ los derechos derivados de la ciudadanía no se pierden ni se cuelgan en una percha cuando los trabajadores ingresan a la fábrica

             Deben regir para los trabajadores condiciones dignas y equitativas de labor, descanso protegido, derecho a un salario justo, los principios y  garantías de defensa y presunción de inocencia, la reparación amplia en materia de daños, la protección en cuestiones de género y no discriminación en el empleo, con las presunciones a favor de los derechos de la parte más débil de la relación y el principio de la inversión de la carga de la prueba, la reincorporación a su puesto de trabajo cuando fueran expulsados injustificadamente, la libertad sindical en plenitud, el derecho a la negociación colectiva, el derecho de huelga en sus diversas manifestaciones, como a no sufrir represalias por actividades sindicales o por reclamar o declarar contra el empleador

             Es decir, los derechos sociales son fundamentales, por lo tanto las normas que los protegen son de jus cogens, como patrimonio jurídico de la humanidad y tanto los Estados como los particulares tienen el deber de respetarlos y asegurarlos

             Los poderes del empleador deben ceder frente a la vigencia de derechos considerados fundamentales

             Es inconcebible que debiendo ser el trabajador el sujeto protegido, los ordenamientos confieran una serie de poderes, como los de organización, dirección o disciplinarios, a quienes ya tienen el poder, como lo son los empleadores, lo que aumenta la asimetría de las relaciones laborales.

             En un sistema de relaciones laborales democráticas, porque la democracia también se debe observar dentro de la empresa o la fábrica, los trabajadores debieran poder cogestionar la empresa

             Hay una relación marco que se da en la celebración de los convenios colectivos de trabajo donde intervienen los trabajadores a través de las organizaciones sindicales

             Pero además debieran poder actuar a través de los delegados no solo como delegados del personal sino en las decisiones de la empresa, a partir del reconocimiento del derecho a la información, a participar de los comités de crisis, en planes de mejoramiento e inversión, redistribución del personal y a integrar tribunales internos disciplinarios, entre otras medidas

             Consagrar una auténtica estabilidad laboral y plena libertad sindical, las que actúan como derechos para obtener derechos

             Es perverso un sistema que llamado a amparar un derecho menor (como por ejemplo puede ser una diferencia salarial) lleve a que quien reclama que deba perder un derecho mayor como lo es el derecho al trabajo

             El trabajo no es la vida/ pero como a través del fruto del trabajo el hombre vive, el derecho que lo protege puede ser asimilado como el derecho a la vida. Así lo resolvió la Corte Interamericana de Derechos Humanos en la “Condición Jurídica y Derecho de los Migrantes” cuando sostuvo que “si se niega el acceso al trabajo, o se impide al obrero la recepción de sus frutos, o se obstruye la vía jurisdiccional o administrativa por la que éste reclama sus derechos, podría quedar en riesgo la vida, y en todo caso sufrirá menoscabo la calidad de la vida, que es un punto básico tanto de los derechos económicos, sociales y culturales, como de los civiles y políticos”.

El juez de trabajo no se debe limitar a aplicar la ley interna

           El cortar y pegar debe ser reemplazado por buscar y pensar

           Hay una nueva noción de soberanía que trasciende los Estados

            El juez debe bucear en el derecho, en el interno y el internacional, en la búsqueda de la norma más favorable al trabajador, solución adoptada por el PIDESC y por lo tanto supralegal

            Es decir, frente a un mundo globalizado, podemos comenzar a pensar en una justicia también globalizada, con la creación de un Tribunal Internacional en lo Social como rige en materia penal

            El juez de trabajo debe ser imparcial, pero no neutral, en tanto el trabajador es considerado por su situación de hiposuficiencia como sujeto de preferente tutela  

            El juez de trabajo no debe ceder frente a las presiones externas ni internas, ni del Estado ni de los particulares

             El juez de trabajo no puede prescindir de la realidad, ni de la relación asimétrica de fuerzas que se da en la relación entre trabajadores y empleadores

             El juez no elabora políticas, pero sus decisiones son políticas porque pertenece a uno de los poderes del Estado. Si bien es un sujeto independiente, no puede prescindir de participar de un modelo de sociedad más justa y equitativa. De ahí su no neutralidad    

El juez de trabajo debe salir de sus despachos y, como ocurre en Brasil y también se está organizando en la Argentina, debe ir por ejemplo a las escuelas a enseñar el derecho y la justicia como valor

           El juez de trabajo no le puede dar la espalda al pueblo

El juez debe actuar como un puente que una el derecho con la garantía que ese derecho se cumpla de manera efectiva

           Los derechos deben ser efectivos y no un mero promisorio de ideas

           Es decir, los recursos judiciales deben existir no solo formalmente, sino que deben ser efectivos y adecuados, capaces de producir el resultado para el que fueron concebidos

Esto es un imperativo para alcanzar el ritmo universal de la justicia

Nuestro desafío como operadores del derecho es procurar reducir las desigualdades sociales

Quiero recordar al escritor y Premio Nobel Saramago, cuando decía que las campanas sonaban porque la justicia había muerto

Yo espero que al terminar este Congreso nos vayamos todos con la esperanza de que las campanas suenen porque la justicia social se imponga sobre la tierra y que nos vayamos con nuevas herramientas para luchar por ese objetivo

Permítanme nuevamente terminar citando a Martí como cuando comencé:

       “Ni la originalidad literaria cabe,

        Ni la libertad política subsiste

        Mientras no se asegure la libertad espiritual

        El primer trabajo del hombre es reconquistarse

        Toca a cada hombre reconstruir la vida”

(*) ROBERTO CARLOS POMPA é Magistrado de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, integrando la Sala IX, luego de haber sido Juez de Primera Instancia desde el año 1994 y con un desempeño de más de 36 años en el Poder Judicial de la Nación de la República Argentina, Ex Profesor de Grado y Posgrado en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UBA, República Argentina, Ex Profesor de los Cursos de Capacitación en la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional de la República Argentina, Profesor Titular Adjunto Regular, por concurso, de Derecho Colectivo de Trabajo, en la Facultad de Ciencias Sociales, U.B.A, República Argentina, Profesor Titular de Cátedra, por concurso, de Derecho de Trabajo, en la Facultad de Ciencias Sociales, U.B.A, República Argentina, Ex Miembro de la Junta Académica de la Carrera de Relaciones del Trabajo, Facultad de Ciencias Sociales, U.B.A, elegido por el Claustro de Profesores, Miembro del Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Sociales, U.B.A, República Argentina, elegido por el Claustro de Profesores, Jurado en Concursos públicos de Profesores, diversas Universidades de la República Argentina, Publicista, Ponente y Conferencista, ámbitos nacionales e internacionales, Estudios completos en Maestría en Ciencias Sociales del Trabajo, Centro de Estudios Avanzados, U.B.A, República Argentina, Becado para la Argentina por Aula Iberoamericana y el Consejo General del Poder Judicial de España, Especialista en Derecho Social, curso Aula Iberoamericana, organizado por el Consejo General del Poder Judicial, La Coruña, España, Distinguido por la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, Distinguido por la Unión de Juristas de Cuba por su aporte al desarrollo y defensa del principio protectorio, Distinguido por la Unión de Juristas de Cuba como Miembro de Honor por los significativos aportes a la doctrina científica y académica en el ámbito del Derecho del Trabajo, Secretario Académico del Foro Permanente para la Defensa de la Justicia del Trabajo en la República Argentina, Ex Miembro Consultivo y Fiscal de la Asociación Latinoamericana de Jueces del Trabajo, Presidente 2012-2014 de la Asociación Latinoamericana de Jueces del Trabajo,Miembro Vocal de FAES Fundación Altos Estudios Sociales.

 

 

Seja o primeiro a comentar esta notícia.

Comente esta notícia 

 

dlB3pD